Si , todos sabemos que la noche nos pone en desventaja en muchos sentidos, pero el mas conocido y quizás temido, son las extensas conversaciones con esa persona especial. Esas conversaciones que lejos de tornarse a un tema sexual, se van por el dramático camino de confesar, decimos todo aquello que el día nos impide decir, abrimos nuestro corazón y simplemente lo decimos. Te quiero, te extraño, te amo tantas palabras que la noche nos hace confesar, y que quizás nos arrepentimos al caer la mañana.
Nos volvemos tan vulnerables, los sentimientos y miedos salen tan a flote a estas horas.
Estas conversaciones, no son nada saludables desearía evitarlas tanto, nosotros y nuestra manía de revolver el pasado, aquel pasado que no va a regresar, nuestra manía de insistir en amores imposibles, y mas aun de torturarnos tocando esos temas que sabemos nos afectan.
Pero así somos, es nuestra naturaleza, y la noche nos propicia aun mas a hacerlo.

@aurelizandrade