Esperarte es el compromiso más grande en el que mi cerebro y mi corazón estuvieron comprometidos; mi cerebro dice basta, mi corazón dice un día más, mientras tanto yo, observo, observo como en mi interior hay una guerra de lógicas y sentimientos, cuando por fuera intento seguir como si nada. Prometo seguir, voy a continuar en la espera, así sea una tortura, no por nada en especial, cuando mi corazón dice o siente algo, simplemente le hago caso. Lamentablemente no todo dura para siempre, un día me voy a cansar, simplemente ya no voy a estar; no pienses mal, no te estoy diciendo que mañana o pronto te voy a olvidar, puede pasar mucho tiempo, puede pasar poco, pero va a pasar, aunque me busques, aunque ahora seas vos el que me espera, ya va a ser tarde, no esperes a que eso pase, por favor.