Nosotros eramos la dulzura que le hacia falta a este mundo tan amargo. Ojalá nos duela por siempre saber que por nuestra cobardía ahora los planetas nunca se alinearán; que somos el hilo rojo del otro y que preferimos hacer de cuenta que nuestros hilos estaban en otras personas.