Y tengo miedo,
un miedo intenso,
ese que te corroe los huesos
y no te deja ni pensar.

Ese que te despierta
a las cuatro de la mañana
y no te deja dormir.

Ese que a pesar de hacerte sentir débil,
de que los músculos se te contraigan,
te hace sentir más vivo que nada.

¿Ya sabes de cual te hablo?
¿Te paralizas solo de pensarlo eh?
¿Por qué algo que es tan malo
te puede hacer sentir tan bien?

Esa adrenalina,
esa emoción,
ese momento sin pensamientos.

Es como una droga,
simplemente necesitas sentir más miedo,
para así,
sentirte más valiente.