Puede que Neruda tuviera un confidente

como yo.

Puede que Bukowski llorara

entre verso y verso

como yo.

Puede que Machado

respirara su agonias

como yo.

Puede que Hemingway

tuviese amnesia cada noche

como yo.

Puede que Bob Dylan

rompiese su alma con cada palabra

como yo.

Puede que Gabriel Garcia Marquez

le rezara a la luna que nunca mas se convirtiese en el sol

como yo.

Puede que yo

necesite que alguien me diga que he echo bien

como todos los demás.

-NSA-