Estoy en mi habitación
esperando tu llegada,
te espero cada día
escucho tus susurros.
¿Alguna vez te fijaste?
la habitación siempre estuvo vacía.
La oscuridad de mi alma
la llenabas con melancolía.
Te esperaría toda mi vida,
pero cariño sabemos qué ocurre
porque nunca llegas a tiempo,
siempre en las tinieblas...
Tu dulce aroma,
tu sonrisa trizada,
¿quién eres realmente?
Siempre he querido saber
¿qué hacías cuando me marchaba?
Yo sé la respuesta, por supuesto
¿Tú la sabías?
Tu vida era un vacío
Tu vida es tempestad
Eres el viento que me sostiene
Quién no me deja hallar la libertad.