A veces una palabra basta, para destruir a medio mundo...