Me rompiste el corazón con la misma flor que me regalaste con espinas y lagrimas por dentro