Un consejo quiérete y deja que te quieran. Pero no dejes que vuelvan aquellos que ya partieron, no eres la terminal de un aeropuerto, esperando vuelos, reencuentros y besos. Eres el avión, así que toma el control y vuela lejos, sé libre.

Pero sobre todo, sé feliz.