No pensé que llegaría a hacer esto. Aquí de pie frente al espejo. De pie frente a mi rostro, a mis facciones asquerosas. De pie frente a mis notorias ojeras.

La casa sólo tiene un alma viviente, una que tiene carne y hueso.

''Quisiera poder volver hacia los viejos buenos días.''

Esa canción retumbaba por todas las paredes, detesto el silencio; aquel ruido tan penetrante y puro que ahoga más mis plegarias. Rogando hacia el Cielo poder estar bien, poder de calmar mi desesperación. Mi jodida ansiedad.
No sabes la angustia qué se siente, no saber calmar aquella ansiedad de saber todo, de tener todo bajo control, de saber qué harás mañana, cómo llegarás al colegio, cómo vas a saludar a la gente, qué ropa vas a usar, qué vas a comer, qué playlist escogerás, por cuál camino irás de regreso a casa.

Los doctores no me ayudan, se tragan cada mentira. Y está claro: No puedo ayudarme a mi misma cuando no sé lo qué quiero. A veces quiero poder disfrutar cada día, de las pequeñas cosas pero siempre mi mente saca lo peor de todo. Imagina cada tontera, cada situación que no pasará pero que se queda ahí matando mis neuronas y tragándose mi entusiasmo.

Perdí a amigas, a las que las amaba un montón. Como mis hermanas separadas al nacer. Mi boca cerrada, mis ceños fruncidos y mis ojos blancos las terminó por acabar los años de risa. ¿No se supone que nadie es perfecto? ¿Qué de los errores se aprende?
''Tú decides, sigues con nosotros o sigues por tu propia cuenta.''
La decisión más dolorosa que pude haber tomado. Sin embargo, sé que fue por un bien. Yo lo sé.
Las dejé. Seguí por mi propia cuenta. Me dí cuenta de varias cosas, sus actitudes dijeron más que lo querían decir. Sólo espero que esto sea algo que sirva para más adelante, como mi madre dice: ''Por algo pasan las cosas.''

Oh, madre. Te pido perdón. Te pido perdón por mentirte, por no darte la suficiente confianza. Perdón por no ser la hija que soñabas tener, aquella que tanto anhelabas en tener en tus brazos. Perdón por todo.
A ti padre por no demostrarte mi cariño. A ti hermano por odiarte cuando te fuiste de casa.

Pero en especial a ti, a la chica del espejo, nunca quise que esto pasará. Sé lo agobiada que estás, sé que no tienes ganas de segur y que la mejor solución es dejar de respirar para poder descansar eternamente. No. Las cosas no son tan malas como piensas que lo es. No estás sola, por favor, haz un tatuaje con esa frase en tu frente para que lo recuerdes siempre que vas a desbloquear tu celular o cuando decides delinear tus ojos. Empieza a valorar a la gente que está a tu lado, a aquella gente que se especializó en la salud mental para poder ayudar. Deja de mentir, deja de mentirte a ti misma.

Eres lo más hermoso de este mundo.

No dejes que nadie te derrumbe, ellos no son mejores que tú, ni tú eres mejor que ellos.

Una estrella dejará de brillar en la inmensidad de la oscuridad de este mundo.