Tú amor está lleno de debilidad, y tú amor también es la luz del sol. Mi amor es más que un volcán, más que no saber porque te levantas en la mañana, más que solo vivir para amar y morir por las noches, más que verte y que me quites todo hasta sofocarme, más que el asesinato de mi alma.
Pero a comparación de mi, tú eres invencible, no puedo corromperte, no te puedo destruir. Yo te dije que vivía por amor y vivo por ti. Vivo ahora, y viviré para cuando tú te largues, y te vayas y seas feliz y veas el atardecer comerse el azul del cielo y que te recuerde a mí; vete pero recuérdame con dolor, recuérdame como el primer mundo de alguien que has visto unirse, recuérdame como alguien que se arruina para poder sentirte.