El sol está afuera posado justo frente a mi.
No transmite nada.
No siento el calor, no siento el viento en mi rostro, ni las caricias de mi gato en los tobillos.
Me siento invisible.
Estoy ida
Hoy apareció la gota, la maldita gota que hizo a mi vaso rebalsar.
La gota que me concedió pensamientos oscuros de los que no puedo hablar.
Me gustaría que todo se detuviera, que el tiempo frene, que mi vida se acabe.
Todos morimos alguna vez.
Hay una teoría que quiero probar;
Teniendo firme que la única forma de dejar de sentirse así, es dejar de sentir para siempre.
Quien sabe, tal vez no haya nada
Tal vez mi cuerpo se pudra en el agua de esta bañera y no suceda nada luego.
Paso desapercibida frente al mundo
Soy transparente como el agua que comienza a tapar mi cuerpo.
Soy destructiva como los filos que sostengo
Y el dolor que emana de mis muñecas junto con mi sangre, no se compara con el dolor que tengo en mi interior.
No estoy preocupada.
No creo que me noten.
No me asusta, por primera vez me deje llevar por mis impulsos y estoy bien
Porque la verdad es que todos morimos más veces de las que nos gusta contar