Llevo años compartiendo mi tiempo contigo, y con tiempo me refiero a mi vida, mis sueños más profundos, mis miedos, mis dudas. En general, compartía mi yo más secreto contigo.

Ahora no estás más, haz desaparecido lentamente como desaparecieron otras personas en mi vida.

Probablemente me duela aún más porque te fuiste casi al mismo tiempo que alguien que también me importaba. Pero, dejaré de ser solo yo en este escrito.

Sé bien lo que estás pasando, sé bien que estar en redes sociales y apegada a una máquina no es algo que quieras hacer más.
Lo sé porque fuiste diciéndome eso poco a poco, y también sé porqué pasó.

Sin embargo, las veces que has entrado ni siquiera me has dicho "Hola, ¿Cómo estás?" y eso sí es algo que me deja pensando mucho.

Lo triste de mi, es que siempre me preocupo con exageración de las personas que me importan. Y que de pronto no estés más en mis días y tan solo en mis pensamiento, es algo que duele dentro mío como una herida que no sana.

Tal vez solo exagere, y no te hayas ido realmente. Pero el simple hecho de que no me hables, afecta mucho en mi.

Sólo espero que estés bien.
Sabes que te amo, mejor amiga,

-Pensamientos de 12 a.m.-