Cada día que respiramos termina cuando las luces se apagan. Cuando cerramos los ojos y dejamos que nuestra mente divague hasta lo más recóndito, retorcido e inexplicable.

Para mí, este día terminó en cuanto sus palabras se cortaron tras un par de lágrimas, seguidas por ese tono que cualquiera distingue cuando alguien quiere aguantar el llanto.

"No". Pensé. "Tú no debes llorar, no así, no frente a mí".

No podías continuar. Dejaste que ella diera vertiera la cubeta de agua fría sobre nuestros cuerpos.

"No". Pensé. "Yo no debo llorar, no así, no frente a ti".

En cuanto la noticia salió de su boca, rozando sus labios y terminando en mis oídos, lo único que pude pensar fue "corre".
Corre... Corre... Corre... Corre... Corre... Alto. Mis piernas no se movían, mis ojos se inundaban, mi corazón se aceleraba, mi respiración se cortaba, mis manos sudaban frío, mi cuerpo pesaba, sentía calor y no podía salir de ahí.

¿Por qué tuviste que irte? ¿Por qué no esperaste a que pudiera hacer algo? ¿Por qué no me esperaste? ¿Por qué tenía que terminarse tan pronto? ¿Por qué no dijiste adiós? ¿Por qué se terminó así? ¿Por qué me duele tanto? ¿Por qué me siento tan culpable? ¿Por qué no hicimos algo?

Te diré porqué. Porque no fui lo suficientemente inteligente para saber que estabas mal. Porque no pude crecer más rápido. Porque no pude curarte. No pude salvarte. Porque no pude estar para ti todos los días. Porque me dueles más de lo que les dolerás a ellos. Porque me querías de verdad y jamás me hiciste daño aunque creías que lo habías hecho. Nunca lo hiciste. Porque nunca pude bailar contigo. Porque nunca te presenté a mis amigos. Porque nunca pudimos ir a desayunar sin que la gente se incomodara. Porque siempre les pareciste una carga. Para mí no eras, ni fuiste una carga. Porque no sabíamos cómo cuidarte. Porque no sabíamos nada. Porque dimos todo por hecho. Porque todos se rindieron en algún momento.

Porque eras diferente y en algún momento quisieron catalogar lo diferente como malo.

Lo siento como no tienes idea. No puedo dejar de preguntarme qué hubiera pasado si tan sólo fuese unos años mayor. Si tan sólo hubiese encontrado la cura al mal social que te rodeaba. Porque tú no eras el problema, tú nunca fuiste el problema y me duele más saber que jamás se darán cuenta de todo el bien que le pudiste haber hecho a este mundo. De todas las maravillas que ocultaba tu mente y de lo bella, bella que eras. De lo inocente que podías llegar a ser. De lo independiente que nunca te creyeron. De las ideas en tu cabeza y el amor en tu corazón. Ya te extraño y aún no lo he aceptado. Yo sé que no podía verte a menudo, vivías tan lejos. Incluso tu último cumpleaños me perdí. Lo siento como no tienes idea.

No sé qué haré mañana. Cuando estén todos reunidos, lamentando, llorando; algunos llenos de hipocresía, otros llenos de verdad. No quiero que me vean llorar. No quiero que sepan cuánto te quería porque eso nos corresponde únicamente a ti y a mí.

Es egoísta preguntar esto, pero, ¿ahora qué voy a hacer? Tenía toda una vida planeada para poder salvarte. Sin ti no será lo mismo. Mi camino lo descubrí gracias a ti. Quería salvarte a ti primero. Quería que vivieras feliz y quería que te fueras muchos, muchos, muchos años después de haberlo logrado.

Te prometo algo, quiero prometértelo, cada logro, cada descubrimiento, cada meta, cada momento serán para ti. Siempre fue así, la única diferencia es que ahora tendrás la mejor vista para verlo. Espero que sea la mejor forma de agradecerte por haberme dado tanto sin saberlo. Siempre estuviste en mi mente.

Muchos podrían pensar que te estoy sobrestimando, pero yo sé que no es así. Yo sé todo lo que hiciste por mí. Yo sé lo especial que era para ti. No sé lo que veías en mí pero sé que no lo veías en los demás, sé que no significaban lo mismo para ti. Gracias. Gracias por eso y por más. Gracias, gracias, gracias, gracias, infinitas gracias.

Aún no sé cómo decirte adiós. Aún no sé cómo aceptarlo. Aún no sé cómo sentirme. Aún no quiero aceptarlo. Aún no sé nada. Mientras lo resuelvo te seguiré recordando, te seguiré agradeciendo.

Gracias.
11/09/17