Nace. Crece. Reproduce. Muere.
Nace a partir de cualquier estímulo negativo externo.
Crece y se desarrolla hasta convertirse en un estado de ánimo constante.
Se reproduce con la continuidad del padeciente en sus pensamientos.
Muere cuando el paciente lo decide.