Ortiga que lastima mi corazon,
herida profunda que no cierra;
llegas y proteges como una venda
el odio producido tras tanta guerra...
tus alas de cisne se abren y cierran,
al compas de mis ojos llorosos,
que quieren comprender,
que tu estas aqui para entender mis penas.
guardo silencio por un hechizo,
este amor ya a marchito,
por tantas historias que ya no eh escrito;
quiero que mi alma entienda
que aun puede quererte,
sin el temor absurdo de volver a perderte.