A veces me dan ganas de besar tu silencio, entrar en tu mente y conocer realmente quién eres. Admirarte en silencio cada vez que te explicas de manera determinante, quiero ser tu vicio y que tú complementes el mío, quiero amarte hasta el final, sostenerte y jamás dejarte caer.
A veces te hecho de menos.
Mañanas
 tardes o
 noches. Nunca hay un horario establecido.
A veces solo llegas de imprevisto y te quedas.
Te quedas mucho tiempo.
Y no puedo sacarte de mi mente.
Y no puedo correrte de aquí.
Porque no estás.