Titulo: Estrellas Fugaces
Autor: Robyn Schneider
Libro: 1/1
Páginas: 320

Lane, un chico decidido a llegar lejos, siempre ha vivido pensando en el mañana… hasta que le diagnostican una enfermedad incurable. De un día para otro, es ingresado en Latham, un centro para adolescentes en cuarentena. Allí se encuentra con Sadie, una chica fascinante y atrevida que sigue ofendida por un desplante que él le dio años atrás (cuando Sadie era una chica más bien aburrida). Ella y sus excéntricos amigos enseñarán a Lane a saltarse las reglas y vivir el momento pero, ¿qué te queda cuando no tienes tiempo? En Latham, Lane descubrirá el amor, las ganas de vivir, y puede que hasta el milagro de las segundas oportunidades. (Resumen del libro)
Esta es una novela que han comparado en muchas ocasiones con la novela de John Green, Bajo la Misma Estrella. Sí, tiene algunos parecidos (los personajes principales están pasando por enfermedades mortales y aprenden a saltarse las reglas) pero, en lo personal, esta es una historia que lleva más el mensaje y se explica sin darle mucha vuelta al asunto. Algo que me gustó mucho de esta novela fue el hecho de que cada uno de los personajes tenían la oportunidad de narrar (es un capitulo narrado por Lane y el otro por Sadie, así sucesivamente). En los primeros capítulos se explica un poco la historia de ambos desde perspectivas diferentes (Lane desde su punto de vista antes de la enfermedad y Sadie desde su punto de vista dentro de Latham).
Es una historia en la cual cada detalle cae en su tiempo, no corre y tampoco se queda en un mismo punto de vista. Aunque en un principio no se explica bien por la enfermedad que ambos estaban pasando y tengo que admitir que eso me molestó un poco. A pesar de eso, esta novela da una buena lección. Lane siempre estaba preocupado por su futuro para hacer sentir orgulloso a sus padres, que se olvidó de los pequeños detalles de la vida. Cuando llega a Latham, Sadie le muestra que la vida da sorpresas y uno no debe satisfacer a los demás, sino a uno mismo. Muchos adolescentes, incluyéndome, hacemos las cosas para que nuestros padres se sientan orgullosos de nosotros que nos olvidamos de nuestra felicidad, y en esta novela te enseña que a veces, siguiendo lo que te hace feliz, haces sentir más orgullosos a tus padres. E incluso hablan sobre como uno debe escuchar todas las versiones de una historia y a no ser rencoroso, y Sadie te enseñará algo sobre segundas oportunidades.
En los últimos capítulos, se puede empezar a sentir cierta tensión. Pasan hechos, tanto felices como tristes, que te hacen amar más esta novela. Es un final el cual tú no esperas pero que terminas amando. No es un final abierto, sino que se aclaran los detalles que más sobresalen y no te dejan con la incertidumbre. Es un libro donde te ríes, mueres de ternura, te enojas, y puede que hasta llores. En un principio dudé leerlo ya que parecía ser un típico cliché, y aunque en parte lo es, no me arrepiento de comprarlo y leerlo, definitivamente lo leería otra vez.
-P