Te mereces a alguien que te ame. Pero que te ame cada segundo, minuto y hora, cada día, cada mes. Te mereces a alguien que demuestre que ese amor es real, que no olvide recordarte cada día que eres muy especial. Mereces a alguien que esté orgulloso de tener a alguien como tú a su lado. Mereces a alguien que no se vaya aunque la situación esté difícil. Mereces a alguien que te pregunte cómo estás, si llegaste bien, si comiste o dormiste bien. Mereces a alguien que te de todas las mañanas los “buenos días”. Mereces a alguien que entregue todo de sí mismo para hacerte feliz. Que haga locuras para hacerte reír. Mereces a alguien que no te haga llorar, que te haga sentir hermosa, que no permita que te sientas insegura. Mereces a alguien que crea que eres perfecta aún así conozca todas tus imperfecciones. Mereces que te amen así, porque de eso se trata el amor.