Amo soñar, reinventar, hacer, crear... vivir. Por eso escribo. Escribo por que me pierdo, me alejo y me encuentro. Por que mis letras siempre llevan un poco de noche, luna, insomnio y soledad, y otro tanto más de ti. Escribo por que te recuerdo y por que cuando estoy perdida me vuelvo a hallar y es justo ahí donde el mundo vuelve a tener sentido.