No hay nada más triste que mirarte,quererte,desearte,tener tantas ganas de ti y que tú,solamente existas.Sin mirarme,sin quererme y sin desearme.
Y de mi estomago se liberaron más que mariposas,que dinosaurios y que elefantes.Y de mis manos se fueron las ganas de abrazarte.Y de mi boca pronunciar tu nombre.Y de mis oídos escucharlo.Por fin,después de que cada pedazo dio un grito proclamando tu amor,mi cabeza se vio libre,como una jaqueca dando vueltas. Y asi, me mire al espejo y llore por ti.Por tu recuerdo,por lo nuestro.