Hay un total de 194 países en el mundo. Y cada uno de ellos tiene tanto para asombrarme, tantas sonrisas por sacarme y tantas lecciones por enseñarme. Y yo estoy aquí.

¿Cómo lo hacen las personas todos los días? El levantarse a una vida en la que los números definen todo lo que a ellos los engloba, ignorando que en cada lugar del mundo hay tantos diferentes tipos de ojos, y formas de hablar, de vivir, de comer. Hay tantas cosas en el mapa con las cuales sentirse tranquila, con las cuales sentirse libre y feliz.

Quiero volver al mundo en donde la presión no es nada sino algo relativo y donde a cada día el inicio dolor que sientes es el de las piernas , por subir otra montaña por tomar otra ola, por tantas horas en vela en el aeropuerto.

Es una vida que no te imaginas, es una vida que quiero mantener todo el tiempo. El despertar y que mi único oficio sea aprender de la persona que tengo enfrente, del idioma que sale en la tele nacional.

Me cerré al mundo mucho tiempo y ahora es hora de abrirle los brazos, hablar con un extraño en la calle, perderme en algún lugar y encontrarme después, vivir como vive una persona que esta a punto de ir a dormir, mientras yo estoy a punto de despertar.

Seguir sintiendo la satisfacción de no ser de un lugar definido pero de ser de todos. ¿Cuándo me animaré a ya no estar aquí? ¿Cuándo me animare a ser 100% feliz?

Vivir. Vivir con todos mis sentidos, y todo mi disfrute para ser feliz en cada uno de esos 194 países.