Me pierdo en tus ojos, en esas pupilas dilatadas, tan profundas como el mar, y tan oscuras como la noche. Las veo, y puedo sentir las estrellas chocando entre ellas dentro de mí, causando una infinidad de sensaciones, entre ellas, la euforia y la calma. Cuando tus ojos me miran se que ese es el lugar en donde quiero quedarme ahora y siempre.
Me pierdo en tu sonrisa, en esa perfecta ilera de perlas que son el brillo de mis días grises​, no me canso de verla y pensar que puedo besarla todas las veces que yo quiera, puedo besarte las veces que sean necesarias para asegurarme de que te tengo conmigo, que vas a quedarte todo el tiempo que desees, si fuera por mí, te rogaría que te quedes todos los días de mi vida a mi lado. Gastaría cada deseo de cumpleaños pidiendo que te quedes a mi lado.
Me pierdo en tus brazos, que son el lugar en donde puedo sentirme segura, y sé que si te tengo al lado mío nada va a lastimarme, tus brazos me dan calma, paz, seguridad, alegría y me llenan de amor. Me dan ganas de que no me sueltes nunca.
Contaría tus lunares infinidad de veces, es algo que me encanta de vos, me pierdo en ellos, en vos. Mas bien, en cada rincón de tu cuerpo, de tu mente y de tu alma. Lo hago porque sé que es el único lugar donde podría perderme y aún así, sentirme segura, en casa, a salvo.