Se corto la llamada.
Que la soledad nunca te haga elegir los brazos equivocados.
Se paciente.
Tú mereces alguien que te ame más de lo que tu puedes amar.
El amor, no es sufrir, todo lo contrario. Es disfrutar.
Piensa bien si él te merece.
Ni una lagrima más.
Y no vale la pena estar peleando.
Si vas a esperarlo. Que tus llamadas sean para compartir su día a día. Para darse ánimo, motivarse, apoyarse, Para reír.
NUNCA PARA LLORAR, PELEAR, RECLAMAR. 
Comprensión y respeto entre los dos.
Besos, mi vida. Te amo.