Fue bueno conocerte y coincidir contigo en esta vida, gracias por hacerme tan feliz mientras duró. Gracias también por ser sincero conmigo y alejarte cuando sabías que ya no podías darme nada más. Hubiera querido que lo nuestro durara para siempre pero si esto es lo mejor, no me queda más que aceptarlo y decirte adiós.