Recuerdo dormir tarde esa noche, sintiéndome
intranquila, y tener un sueño muy triste. El teléfono sonó aquella mañana, rompiendo el silencio y la premonición se hizo realidad, dejando una cicatriz en mi corazón, te convertiste en una estrella.

Adiós, te has ido al lugar donde nunca más podre volverte a ver, no puedo soportar la frialdad de esta separación. Me gustaría tener noticias tuyas, saber que realmente me amaste, solo una vez, incluso si hubiese sido una mentira.

El dolor que había pensado que era interminable, llego a su fin, la estación ha cambiado, me siento terriblemente fría. Nunca olvidaré aquel primer día de verano, el cielo continúa llorando en mi lugar este año.

Siento que estuviese viviendo la continuación de aquel sueño
Pero... Ahora ni siquiera puedo llorar.

Adiós, aunque mis últimas palabras no te alcancen, ya me acostumbre a la frialdad de la despedida eterna. Desearía saber de ti, que nunca lamentaste los días que pasamos juntos, solo una vez más, incluso si hubiese sido una mentira.

¿Por qué lo hiciste de esta manera, dejando recuerdos, solo hasta el final?

Por favor, dime que esto sólo es la historia de continuación de aquel sueño y que aún no eh despertado...

- 𝙰𝚢𝚞𝚖𝚒 𝙷𝚊𝚖𝚊𝚜𝚊𝚔𝚒.