Pensé que el valiente era el que se iba, pero luego de quedarme contigo me di cuenta de que el valiente es el que se queda.

Soy muy valiente. Arriesgar mis sentimientos y mi felicidad para estar junto a ti, es uno de los grandes sacrificios que he hecho en mi vida, porque obviamente, no es fácil quedarme con alguien como tú.

Despreocupado, desinteresado, rompecorazones, drogadicto, triste, fiestero, desvergonzado, cínico, doble cara, hipócrita, desafortunado. Eso eres tú. Una persona sin sentido del amor, sin sentido del respeto, sin sentido de nada. Aún así me he quedado aquí, parada, a un lado tuyo, esperando que cada vez que te desvanezcas yo pueda sostenerte en mis brazos, esperando que cuando tengas frío yo pueda cubrirte.

Intencionalmente me he enamorado del desastre que eres, hieres a la gente y no te importa, pero te amo así. Dijiste que tenías miedo de estar conmigo porque eras muy poca cosa para mi y no te equivocas amor, eres una maldita basura, pero eres la persona con la que amo estar, eres la persona a la que amo besar, abrazar y acariciar, eres la persona con la que quiero llorar y reír. Me miras sin hacer preguntas y me besas sin decirme nada, no me has enamorado a punta de líricas y versos, lo has hecho con tus besos y tu tacto, y aunque tengas una actitud de mierda me haces sentir muy feliz cuando estamos juntos. Siento que estamos solos en el mundo.
Nunca nadie te va a superar, tenías el tacto más exquisito, los labios más espectaculares, los ojos más marrones y hermosos y la sonrisa más encantadora.
Quizás la felicidad no sea nuestro destino.

Sin importar qué, me siento bien cuando estoy contigo y aunque me haces llorar y sentirme herida, es un dolor que disfruto y que cuando estoy contigo lo olvido. Y te amo más que a nada, y esa es la razón por la que sigo aquí, te amo y me amas, ambos tenemos miedo e inseguridad, pero improvisamos este amor aunque las circunstancias no sean las mejores.

"Siempre estoy de vuelta, porque uno es de donde llora" - Elvira Sastre