Aquí estoy otra vez, con mi taza de café en la mano y mirando la lluvia caer. Y es que el frío me recuerda a ti, a tu alma, a tu falta de amor.

Observo las gotas derramarse suavemente por mi ventana y me siento identificada con ellas, porque así esta mi corazón, sangrando a causa de tus mentiras, de tus miedos, de tus juegos...Y no puedo evitar compararme finalmente con el cielo, porque al igual que yo, él también está sufriendo.

-Naylen Serrano.