Para pintar el día basta con hacer latir el corazón y regalar sonrisas con amor.