Los cuerpos no saben hablar, lo hacen los corazones por medio de los gestos.
Que tu piel susurre los secretos de tu alma, de todas tus emociones.
Que los susurre bajito, sin espectáculos porque la gente sensible no soporta los gritos y los escándalos.