Duele extrañar a algo que se tuvo y se perdio,
pero duele mas extrañar a algo que NUNCA se tuvo.