Prometí no volver a enamorarme pero eran las 3AM, platicábamos sin parar, reíamos y nos contábamos secretos y por un momento, volví a ser feliz.