Antes de comenzar mi lamentable discurso de como el amor no es para mí, quiero partir hace 6 años atrás.

Tenía apenas 12 años cuándo sentí que necesitaba un cambió, estaba en esa etapa crucial de no saber donde pertenezco, así que comence a imitar la "moda" de ese tiempo. Y la verdad era feliz.

Encontré un grupo con mis mismos gustos y la verdad, les llegue a tener una especie de "admiración" y no era la única, muchas mujeres de ese estilo querían estar en aquel grupo de skaters. Todos tenían su estilo y no entiendo todavía como entre, si en esos tiempos era una copia más de la sociedad.

Yo no tenia ni idea que me esperaba, y aún así nunca me arrepentiré... por que lo conocí a él.

En el primer momento que lo vi me llamo la atención, sin siquiera saberlo mi mirada seguía cada uno de sus movimientos. Nunca había sentido algo así por alguien, es más, nunca había experimentado aquel sentimiento, y eso me aterraba.

Quise saber todo de él, necesitaba saberlo más que nada. Y me entere, ¿Adivinen quién no era la única mujer que estaba a sus pies?, eso fue cómo una estocada a mi corazón. Con tan solo 12 años pensé que mi mundo se derrumbó, y eso solo hizo crecer mis sentimientos por él, darles más fuerza.

Comencé a ir más veces al grupo para solo poder verlo porqué, mierda, el simple echo de verlo me alegraba el día. Me comenzaron a invitar a las fiestas que ellos hacían y eso fue tan importante para mí, me sentía por fin parte de algo. Recuerdo que en esos tiempos el estaba "conociendo" a una amiga mía y el saberlo solo hizo romper mi corazón, pero no podía reclamar nada a final de cuentas el no era nada mio, el tenía 16 y yo solo era una inmadura comparada con él.

Para una fiesta tome la decisión de dejar de lado aquellas conversaciones tribales que tenía con el y hablar de verdad. Ese día llegue y estaba el, recuerdo que también probé por primera vez la cerveza (aún que solo fue un sorbo), él estaba con sus amigos y fui a saludarlos. Paso el tiempo y hable mucho con él, me sentía a morir, podía sentir la conexión que transmitimos. La madrugada llego y ya estaba comenzando a hacer frío, el cómo el caballero que era me presto su poleron, nunca olvidare ese poleron burdeo.

Después de esa fiesta nació una hermosa amistad entre nosotros dos, hablábamos demasiado por mensajes y podía sentir como cada vez teníamos mas cosas en común, lo cual me ilusionaba de sobremanera. No podía aguantar más el tenerlo tan cerca y a la vez tan lejos, los celos ya no podía aguantarlos... era insoportable, necesitaba que él lo supiera pero no sabía cómo, mi experiencia era nula y el echo de sentirme un cero a la izquierda no ayudaba en nada.

Una vez que fuimos al cine con unos amigos el se sentó al lado mío, aún habiendo mujeres en el grupo mucho más lindas que yo el prefirió sentarse al lado mío, ese simple echo me hizo sentir en el tercer cielo. Elegimos una película de terror la cuál se llama "el conjuro" (se las recomiendo), el daba pequeños saltos y yo no podía evitar reírme, obviamente me decía que era mi imaginación y que nunca le podría tener miedo a algo tan falso cómo eso, y eso solo lograba que yo me riera con más ganas a lo que el sólo sonreía. Cuando estaba terminando la película el apoyo su cabeza sobre mi hombro y les juro que pude sentir como por primera vez las famosas mariposas se hacían presente en mi estómago, en ese momento supe que lo necesitaba tanto como el aire.

El tiempo pasaba y con el mis inseguridades. Así que llego el día... recuerdo perfectamente cómo fui ese día al grupo y el estaba patinando, el al verme se aserco a mí y hablamos. El día pasaba y el estaba más cerca de lo normal, lo podía sentir, el en un momento me dijo que lo acompañara que tenía algo que contarme, así que obviamente lo seguí, nos sentamos en unas bancas y el solo jugaba con nuestros pies, no entendía así que le pregunte que le pasaba, en serio quería saber que le estaba molestando porqué odiaba verlo así de angustiado quería lo mejor para él y si podía evitar lo malo lo hubiera echo mil veces, él me miró durante varios segundos y apesar de estos 6 años aún puedo sentir los sentimientos que transmitimos mediante nuestros ojos, me dijo que le gustaba alguien, yo solo lo mire y supe a que se refería. Si antes había sentido mariposas ahora sentía un zoológico dentro de mi estómago, no podía creer que el se hubiera fijado en mí y que a pesar de todo el hubiera sentido mi amor por él. Ese mismo día di mi primer beso.

El tiempo pasaba y todo era perfecto, nos veíamos casi todos los días y cuándo ya era de noche el iba a dejarme a mi casa para luego darnos una sección de beso. El sentimiento de tener a alguien para ti era nuevo, no sabía bien como manejarlo y el menos, lo cuál a final de cuentas nos jugo en contra.

Al llevar 3 meses las cosas cambiaron, mis sentimientos seguían intactos pero nuestra inmadurez se hacía presente. Cuando iba al grupo el me ignoraba con la esperanza de que yo tomara la iniciativa de saludarlo (palabras de el) sin saber que yo esperaba lo mismo de él. Una cosa llevo a la otra y el termino aburriéndose de mí, ¿Y quién lo podía culpar? me dijo que ya no quería nada más conmigo y que le gustaba estar solo, yo no lo podía creer, creó que entre en un estado de shock porque recuerdo que no llore ni nada, seguí con mi vida hasta que llego el día que estalle.

No estoy orgullosa de contar lo siguiente pero quiero ser lo más sincera con ustedes.

Aún que suene patético seguía en el grupo, con la única intención de verlo aún que esta vez era más doloroso, mucho más. El se mostraba indiferente a mí presencia, lo cuál me daño enormemente. Mis noches se volvían enternas, ya no tenía ni ganas de salir de mi casa, recuerdo que lo veía por mi ventana ya que sentía el sonido de las patinetas (mi casa queda al frente del lado que nos juntábamos) humillante, lo sé. Comencé a cortarme los brazos, sentía que debía desahogarme de alguna manera y una amiga lo hacía, así que lo intente. El al saberlo volvió conmigo para luego terminar al mes. No lo entendía y la verdad ya no me quedaban ganas de entenderlo.

Mi circulo social desapareció, me aleje completamente de ese grupo y comence a juntarme con otro tipo de gente. Ya con 14 años me juntaba con un grupo de punks y amigos con maneras distintas de ver el mundo, justo como lo veía yo en esos momentos. Comencé a salir MUCHO a fiestas y a beber en exceso, ya no quedaba nada de la niña de 12 años.

Me importaba una mierda el mundo, solo veía el final antes de ver el comienzo. Tenía una mentalidad tan tóxica que con solo pensarlo me da vergüenza. El solo fue quien me empujo al abismo, yo ya estaba en el borde hace tiempo. Todo era oscuridad para mi, algunas veces puedo sentir como el pasado recaía en mi nuevamente, como si me incitara a que no olvidara de donde vengo, las cosas que tuve que hacer para aprender y si, es jodido.

Ahora con 17 años mi vida dio un cambio radical, el echo de haber vivido todo eso me dio fuerzas para seguir adelante, aprendí a amarme con cada fibra de mi ser. LO LOGRE. Ahora que me aleje de cualquier daño para mi vida, ahora que vivo una vida completamente tranquila, sin problemas amorosos ni nada, solo disfrutar... después de 7 años apareces de nuevo para decirme todo lo que espero mi yo de 12 años, recuerdo como lloraba y le rogaba a dios que volvieras... ¿¡POR QUE AHORA!? esta bien, uno no elige el momento y tu definitivamente llegaste tarde... te rechace, y aún que me doliera en el alma porque a pesar de todos estos años sigo recordando como tus besos me hacían sentir en el cielo, como en tus brazos encontraba la protección y amor que buscaba. Aprendí a amar mi soledad, a disfrutar mi juventud sin tener que rendirle cuentas a nadie, querer cada defecto mío, aprendí sobre todo ser una mujer independiente que no necesita que un hombre le recuerde lo "linda" que es, puede hacer todo esto yo sola y sin la necesidad de un hombre a mi lado.

Decirte que no fue una de las cosas más difíciles para mí seria una vil mentira, porque créeme que sí cariño. El siempre sera para mí alguien importante aún que me allá roto el corazón de mil veces distintas, siempre lo querré. Pero simplemente nuestro momento ya paso, el echo de que quisiera besar por ultima vez sus labios o sentir sus brazos alrededor mio no ayuda en nada para mi mente y corazón, pero esas cosas son una simple anelación de mi pasado.