Decidir. Tomar decisiones algo que parece tan fácil pero realmente muchas veces nos cuenta tanto hacerlo. Por miedo a equivocarnos, por miedo a echar la vista atrás y pensar qué habría sido mi vida si hubiera escogido la otra opción, qué habría sido de mi si no hubiera escogido ese camino. Y miles de preguntas más que se nos cruzan por la cabeza cuando estamos ante una decisión.
Pero cariño, no tengas miedo a escoger, no tengas miedo a equivocarte y a caer mil veces porque siempre hay solución. Siempre encontraras un rayo de luz incluso en la noche más oscura. Y si no es así, prometo ser ese rayo de luz que te saque de la noche más oscura e iluminar tu vida tal y como te lo mereces.