Impaciente el corazón siente,
de manera voraz,
que siempre intenta expresar,
aquello que nos llena,
pero también nos asusta,
es algo que no nos gusta,
encerrados por el sentir,
una prisión no fácil de huir,
queremos implementar el escape,
pero aunque esto se trate,
más difícil se nos hace comprender,
que el cuerpo sabe responder.