Hoy me pido perdón por esas veces que deje de pensar en mi, por esas veces que me rechace, por esas veces que me critique hasta el punto de casi destruirme, por esas veces que no pensé en el daño que me estaba haciendo, por esas veces que deje ir mi orgullo y mi ego por algo que solo era un espejismo, me pido perdón por haber dejado de ser yo.