no actuamos correctamente porque tenemos virtud o excelencia si no que la tenemos porque hemos actuado correctamente