Y por fin había despertado feliz,
Pues desperté pensando en ti,
El día me sonreía,
Y todo gracias a ti,

Antes los días se me hacían largos,
Y las noches eternas,
Días grises de tristeza,
Y noches espesas,

Y ante abundante tristeza,
Una luz apareció,
Eras tú,
Prometiéndome lo que nunca se vio,

Pero como de esperarse era,
De mi te apartabas,
Dejando heridas en mi,
Devolviéndome a esa oscuridad amarga

Quien menos esperaba,
Termino partiéndome el alma,
Y otra vez,
Ese insoportable dolor volvió a mi,

La misma pregunta,
da vueltas ante mi,
Que es lo que los hace ir,
¿Acaso Hay tanto mal en mi?,

Al final es mi culpa,
Solo se hartan de mi,
Por lo vacíos que se sienten,
Cuando están aquí,

Mi corazón tan vacío,
se ahogaba en tristeza,
Mis alas tan rotas,
De dolor e indiferencia,

Parece que mi destino está aquí,
En este oscuro lugar,
En el que tristemente te perdí