Al palacio del amor llegaban sólo lamentos de corazones rotos,
nadie se sorprendió cuando se inundó.

Demasiadas lágrimas traía el amor.