Sí, así, querida y odiada a la vez, porque pesar de todo el daño que mi hiciste, soy incapaz de alejarme completamente de ti y al mismo tiempo siempre evito tu cercanía.

Tanto daño, tantas lágrimas, provocadas por quien no las merecen, creía que nuestra amistad era perfecta y puede que al principio fuera así, pero al final se acabó convirtiendo en una amistad tóxica, donde la única que parecía salir perjudicada era yo.

No es la primera vez que pierdo a una amiga, supongo que tampoco será la última, ¿todo esto fue mi culpa como me reprochabas? No lo creo, puede que una parte lo fuera, pero mejor amiga, tu eres la que cambiaste tanto, aunque según tu, era yo la que había cambiado, quizás solo me estaba dando cuenta de cómo siempre fuiste.

Tu querías y exigías que hiciera todo lo que me pidieras, como si estuviera obligada solo porque me ofrecías tu amistad cuando muy pocos estaban dispuestos a hacerlo, y luego te enfadabas cunado no era lo hacía. Lo único bueno que saqué de todos estos meses de sufrimiento y soledad, fue conocer la cara de ti que nadie ha descubierto, esa parte manipuladora y orgullosa, que se niega a aceptar un no por respuesta.

Sé que puedes llamarme rencorosa por no poder perdonarte, pero ¿acaso me lo has pedido? Solo me diste la opción de olvidarlo, de hacer como si nada hubiera pasado, olvidar todas esas discusiones en la que solo tu reprochabas mi comportamiento, en la que me acusabas de cada "no" que te daba como respuesta, en la que me criticabas constantemente y me ofendías diciendo me lo rara que era, no sabes cómo me dolían esas palabras mejor amiga.

No es tan fácil olvidar lo todo, no es tan fácil perdonar lo todo, no tanto daño, no tantas lágrimas derramadas.

Espero algún día tener las suficientes fuerzas para decir te todo lo que pienso, me resulta tan difícil expresarme con palabras, a veces medito las palabras que te diré, pero muy en el fondo sé que nunca podré decírtelas a la cara.

Por eso escribo esto, puede que lo veas y sepas que es para ti, aunque lo dudo, lo más seguro que no creas que va dirigido a ti, se supone que la mala del cuento soy yo ¿no?, pero apostaría a que nunca descubrirás este mensaje.

No llego a comprender como fui tan ciega y tonta mejor amiga.

Melani <3