Somos como un acto de magia, algunos lo aman, otros simplemente no aceptan eso que no pueden entender.
Tú eres el "abracadabra" en mis días nublados, solo tienes que sonreír y el sol sale a ver la magia que provocas, tu voz como un hipnotista me dicta el camino a seguir, tu mano en la mía como el mejor acto de levitación.
Si te miro, empieza esa magia, eres tú, soy yo, es nosotros y como todo truco de magia, el secreto no puede ser revelado.