Dibujar a alguien es intentar capturarlo para siempre. Si realmente amas algo, jamás intentas mantenerlo igual para siempre. Tienes que dejar que sea libre de cambiar.