La miseria constituía por él
casi nuestra felicidad,
le servía de pretexto
mi felicidad.
La verdad
intolerable para esos ojos que veían claro
su felicidad
mi necesidad
Ante mí se desarrollaba una lucha desesperada,
febril,
la voluntad extrema contra la debilidad interior.