Hoy mando a mis versos
mas preciados
a una muerte segura
hoy los mando
a unos oidos que no
escuchan
a un corazón que hace ya
que no late por mi
a los ojos vivos de alguien
que me mato
por completo
que rompió
cada resquicio de esperanza
porque los escritores rotos
no aparecen solo
siempre hay alguien
que los manda a una muerte segura
cuando le convencen
que el amor era eterno
y las heridas se curan a base de besos