Hay que ser muy imbécil para romperle la sonrisa en mil pedazos, a alguien que hizo hasta lo imposible para armartela a ti.