- ¿por qué si eres una buena persona, siempre te pasan cosas malas? -preguntó mientras dibujaba un espiral en la arena-.
- porque todos creemos merecer lo que tenemos, las malas oportunidades siempre son las mejores historias -respondió mientras las olas alcanzaban la orilla-.