Era solamente eso que se siente cuando las miradas se estrellan unas contra otras, ese miedo inexplicable a ser vulnerable.