Me alegra que me odies, porque si tengo una recaída, no voy a tener que verte sufriendo por mi culpa