Y para ser feliz, más claro imposible. Tengo que alejarme de quien me da mala vibra, voy a alejarme de verdad, o sea, ni llamadas, ni visitas, ni mensajes ni nada. Como si no existiera, aunque me cueste mucho. En el fondo se que esa es la única forma de curarme del todo de algo o de alguien. Mantenerme cerca de lo que me hace daño sólo hace que mi mente se deteriore mucho más, por eso ahora quiero empezar una nueva etapa y rodearme de los que de verdad me hacen sentir bien y feliz. No necesito que sea mi gente de toda la vida, ni verlos cada día, pero sí ser feliz en el momento en que estoy con ellos. Le he dado muchas vueltas a mi cabeza últimamente, no quiero un pasado que me atormente ni un futuro incierto, quiero vivir el presente, cada minuto, cada segundo al máximo y no arrepentirme de nada… No tengo miedo a buscar mi camino, sola o acompañada. Lo haré… voy a afrontar cada cambio que venga, de frente, y no lo voy a dejar para después. Por que sé que cuanto más lo dejo, más me cuesta después solucionarlo y los problemas se me van acumulando. Las cosas a la cara, quien sea que quiera guerra, o quien quiera solucionar las cosas de verdad, lo sabrá. Si tengo que poner a prueba a las personas que me rodean no importa. El que me quiere estará conmigo y también tendré la oportunidad de sacar de mi vida al que no lo merece, pero sin piedad y sin miedo. A pesar de todo lo malo que me persigue y el pasado que me hiere y confunde, yo perdono, es verdad que a veces me ablando mucho cuando alguien empieza a jugar con mi mente y mis sentimientos y después me pide perdón como si nada. Las cosas duelen y a mi se me quedan dentro más que a cualquiera. Yo perdono, pero eso no significa que tenga que aceptar su comportamiento o confiar en ellos. Los perdono por mí y para mí, para poder dejar ir y seguir adelante con mi vida. Tengo que ser tajante, a mi nunca me ha gustado alargar las cosas así que, no lo voy a hacer por que simplemente no me conviene. Es mejor cortar desde raíz que aguantar y hacer como si nada para que después pase lo mismo pero con mucho más dolor. Las personas no cambian, eso es algo que he aprendido. Y si no avanzo, me marchito, así que tengo que poner en una balanza todo y elegir lo que más me conviene. Pero no voy a alargar ningún dolor más… Necesito aprender a no aferrarme a algo o alguien que sé que es mejor dejar ir. Es como si tuviera miedo de perder lo que ni siquiera tengo. Algunos de nosotros dicen que más bien tenemos algo que absolutamente nada, pero la verdad es que tenerlo a medio camino es más difícil que no tenerlo en absoluto.
Quiero hacer mi propio camino. Mis propias reglas. Vivir mi vida y no dejar que nadie me diga cómo hacerlo. Creer en algo y aferrarse a él y tratar de no dejarlo ir. Cuidar de mí misma, confiar en un puñado de personas y seguir siempre mi corazón. Asegurarse de que cada momento cuente y valga la pena por que el tiempo pasa y las oportunidades se van. Y sobre todo, ser amable, ser humana, porque la humanidad es el mayor beneficio en la vida.
Finalmente con el tiempo fui cambiando, aceptando y aprendiendo. Ya no discuto…Solo escucho los consejos y opiniones de la gente que en verdad me quiere. Si alguien se quiere ir de mi vida, no lo detengo. Y si me fallan, solo me alejo…Aprendí que lo que me molesta se evita. Lo que se va es por que no hace falta y que donde la ignorancia habla, la inteligencia calla…Sin duda vivo mas tranquila y feliz