Se marchita como una flor, se despinta su esencia, se opaca su brillo, su tallo se debilita y sus raíces sedientas de amor agonizan.